La Motivación Laboral y sus vicisitudes

La motivación laboral «es el combustible para hacer funcionar cualquier organización» dice Marta Alles, en su libro Comportamiento Organizacional.

Lo importante para llevar a cabo cualquier tipo de organización son las personas que la integran. En dónde que cada una generará un vínculo único con la Organización, con sus compañeros, colegas, jerarcas, de acuerdo a sus características.

Partiendo, desde un inicio, vemos que en los diversos procesos de contratación muchas organizaciones, ponen énfasis en la necesidad de cubrir una puesto, buscando características y competencias de la persona que sean necesarias para llevar a cabo determinadas tareas o funciones, dejando de lado, características personales y psicológicas que influyen en la realización de las diversas tareas laborales. La importancia del proceso de selección incluye indefectiblemente una instancia psicolaboral por el bien de la persona y de la Organización, profundizando y determinando aquellos rasgos psicológicos que hacen que la persona se vea más o menos afectada a grosso modo de acuerdo a las tareas a efectuar. Claro está que ninguna instancia o evaluación psicolaboral puede definirnos, es tan solo una instancia en un momento determinado, que permite conocer brevemente algunos aspectos psicológicos, teniendo en cuenta que además puede estar presente el miedo, la ansiedad, siendo sumamente previsibles en una instancia de evaluación como esta.

Los procesos de selección y contratación de personal, serán aspectos que considerables que influencian sobre el ambiente laboral y en consecuencia la motivación.

Para empezar a entender como deviene la motivación laboral, comenzaremos a comprender que cada Organización, deviene de una Cultura Organizacional, que a lo largo del tiempo ha sido transformada por características de índole externa como interna. Cuando mencionamos aspectos externos, podemos decir cambios económicos, sociales, políticos etc. En cambio, los aspectos internos, tienen que ver con su estructura, organigrama, personas, y porque no, la incidencia de lo exterior en la organización propiamente dicha.

Promocionar, desarrollar e impulsar la motivación laboral es tarea de todos/as, se destacan principalmente dos factores importantes que inciden directamente en la motivación: las características de los puestos de trabajo, es decir las condiciones socioambientales diseñadas para llevar a cabo la tarea, y el ambiente laboral teniendo en cuenta la forma de relacionarse, códigos internos y los diferentes roles de liderazgo que intervienen en el ambiente mismo.

Para llevar a cabo una Organización, debemos ir articulando piezas y engranajes que se irán renovando, gastando y desajustando a lo largo del tiempo, cada pieza es importante y única y es en esta dinámica de articulación que podremos impulsarnos y generar la sinergia suficiente para cumplir los cometidos organizacionales, acompañados en un ambiente mediador para efectuarse.